página principal de actos de amor

Aparición de la Cruz de Caravaca

ASCENDER
Diario despertar
Cuentos
Reflexiones
Pensamientos
Onda positiva

SANAR
Cadena de sanación
Oraciones
Actos de amor

DESCUBRIR
Relajación
Esoterismo
Ovnis
Uritorco
Milagros
Sucesos extraños
Grandes maestros
Gnosis
Miscelánea

DESTINO
Horóscopos
Predicciones

VARIOS
Novedades
Tus escritos
Foro actos de amor
Noticias
Club actos de amor
Web amigas
Premios
Traductor
Mensaje en la botella

OTRAS WEB
Remedios Naturales
Metafísica

 

Hacia el año 1227 reinaba en Valencia un rey Moro designado en las antiguas crónicas españolas bajo el nombre árabe de Zeut Abuceut. Este rey abrazo el Cristianismo a raiz de un milagro que ocurrió ante sus ojos en Caravaca, villa de su territorio.

En aquellos tiempos las victorias de los españoles hacian ya presentir la expulsión mas o menos cercana de los moros de la Península, y entre estos tenían lugar frecuentes conversiones.

     
Un sacerdote Cristiano se aventuró entre los sarraceños del reino de Murcia, con el propósito de predicar el evangelio. Fue detenido y conducido ante Ceut Abuceut, quien determinó hacerle hablar sobre religión cristiana. Lo interrogo sobre la misa, acerca del cual el sacerdote, le dio explicaciones que interesaron al rey hasta tal p0unto que quiso que el prisionero acometiese inmediatamente su celebración ante sus ojos.

El sacerdote no teniendo a su disposición los objetos necesarios a tal efecto los envió a buscar a la villa de cuenca que estaba en poder de los cristianos. Pero  sucedió que la Cruz que debe estar siempre sobre el altar durante la calebración de la misa fue olvidad. Sin darse cuenta de la ausencia de este objeto indispensable, el sacerdote comenzó, pero enseguida apercibiéndose de que la cruz faltaba, quedó absolutamente turbado. El Rey, que asistía con las personas de su familia y de la corte, viendo de repente al sacerdote tornarse pálido y dubitativo, le preguntó que le estaba sucediendo.

No hay cruz respondió el sacerdote.

Pero dijo el Rey, ¿ no será eso de ahí?

En efecto, en aquel momento el rey vió dos ángeles que depositaban una cruz sobre el altar, y el señalaba con el dedo este deseado objeto. El buen sacerdote dio gracias a Dios y prosiguió con alegría la celebración.

Ante este milagroso acontecimiento, el rey moro, su esosa y acompañantes renunciaron a su religión, y abrazaron la fe cristiana, siendo bautizados el rey con el nombre de Vicente Belbis y su esposa recibió el nombre de Elena.