Ejercicios espirituales

EJERCICIOS DE RELAJAMIENTO

Entrega al Padre Celestial todas tus cargas, preocupaciones y tristezas.

"Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré, porque mi yugo es llevadero y mi carga ligera".

(Mateo. 11:28,30)

EJERCICIOS DE RESPIRACIÓN

Respira una atmósfera de Paz, Amor y Felicidad.

"Buscad la paz con todos, y la santificación, sin la cual nadie verá al Señor".

(Hebreos 12:14)

EJERCICIO OCULAR

Busca sólo hacer el bien a tus semejantes.

"El amor sea sin fingimiento. Aborreced lo malo y apegaos a lo bueno". (Romanos 12:9)

 

EJERCICIOS AUDITIVOS

Escucha la voz de Dios.

"Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco, y ellas me siguen".

(Juan 10:27)

 

EJERCICIOS PARA LA MENTE

Ejercita exclusivamente ideas constructivas.

"Todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amable, laudable; todo lo que es virtud o mérito, tenedlo en cuenta".

(Filipenses 4:8)

EJERCICIOS PARA LA LENGUA

Pronuncia slo palabras edificantes y amorosas.

" Desechando la mentira, hablad la verdad cada uno con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros". " No salga de vuestra boca palabra dañosa, sino la que sea buena para la necesaria edificación, y para hacer el bien a los que os escuchen".

(Efésios 4:25, 29)

 

EJERCICIOS FACIALES

Sonríe… sonríe… sonríe… sonríe siempre…

"¡Estad siempre alegres!"

(I Tesalonicenses 5:16)

 

EJERCICIOS PARA LOS PIES

Anda siempre por los caminos que Dios te indique.

"No tengas miedo ni te acobardes, porque el Señor, tu Dios, estará contigo dondequiera que vayas".

(Josué: 1:9)

EJERCICIOS PARA LAS MANOS

Únelas diariamente para una oración especial.

"Os encargo que oréis en cualquier lugar alzando las manos, limpias de ira y divisiones".

(I Timóteo 2:8)

 

EJERCICIOS PARA EL CORAZÓN

Irradia sentimientos de Amor.

"Queridos hermanos y hermanas: amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. ¡DIOS ES AMOR!".

(I Juan 4:7,8 )

 

EJERCICIOS PARA EL ALMA

Mantén contacto con Dios... todos los días.

"Dios te ha declarado lo que es bueno, y lo que Él desea de ti. Solamente que seas justo, que ames la misericordia y que te portes humildemente con tu Dios".

(Miquéas 6:8)