MENOPAUSIA NATURAL

La forma en que la mujer reacciona ante la menopausia refleja como se acepta a sí misma. Lo que creemos sentimos o pensamos actúa como un imán en las circunstancias de nuestra vida, determina nuestras decisiones y el destino que nos aguarda. Si una cree que tras retirarse la regla perderá la salud, su aspecto, el cuerpo se deteriorará, esto sucederá. Por eso el trabajo comienza desde que uno nace, debemos eliminar todos los pensamientos y emociones negativas, pues todos ellos impregnan nuestras neuronas y éstas trabajaran para las órdenes que recibieron. Hemos de ver la menopausia como una etapa de recolección de los frutos, de madurez, de tener el tiempo para realizar todo aquello que no se pudo hacer, y también vivirla como un renacimiento de la parte femenina.

Antes de la retirada de la regla comienza ya un descenso lento de las hormonas femeninas: los estrógenos y los progestágenos. Es un descenso gradual que se irá produciendo hasta los 70 años.

Los signos desagradables están causados por el descenso hormonal, por una mala alimentación, la falta de ejercicio físico y la imagen que la mujer tiene de sí misma.

Los signos pueden ser irregularidad menstrual, sofocos, congestión del bajo vientre, cambios de carácter, problemas circulatorios, óseos, fragilidad de mucosas.

La medicina oficial propone el uso de tranquilizantes, somníferos y la reposición hormonal con estrógenos y progestágenos. Se debe tener precaución pues las hormonas administradas aumentan el riesgo de padecer cáncer de mama y de útero, y pueden producir efectos secundarios como náuseas, tensión en los senos, aumento del peso, riesgo de trombosis, jaquecas, depresión, aumento de la tensión arterial, flebitis, intolerancia al glucosa, infecciones vaginales, cistitis, problemas hepáticos, etc.

La alimentación será rica en proteínas vegetales, minerales, vitaminas, cereales integrales, legumbres, fruta cruda, aceites vegetales. Evitar alimentos como el café, alcohol, el azúcar pues son responsables de las bajadas de azúcar en las que una se puede sentir con agotamiento y fatiga crónicos, se producen por un efecto rebote ya que el páncreas llega a agotarse, pues es el órgano encargado de regular los niveles en sangre de la glucosa. Además estas sustancias junto al tabaco favorecen la osteoporosis.

También es fundamental la realización de ejercicio físico, al menos tres veces por semana durante media hora, el ejercicio favorece la regulación hormonal, con lo que disminuye los sofocos menopáusicos, favorece la reposición de los diferentes minerales en los huesos y estimula la circulación y regula la tensión arterial.

A continuación mencionaremos vitaminas, minerales y plantas útiles:

Vitamina E: acción en genitales, circulación, corazón, sistema nervioso, piel, Indicada en el picor e inflamación de los genitales. En cereales integrales, germen de los cereales, aceites vegetales, aceites vegetales prensados en frío, parte verde de los vegetales, polen, cacahuete.

Vitamina D: imprescindible par la salud de los huesos, se toma con media hora de sol al día y se encuentra ya sintetizada en los pescados grasos como la caballa, el salmón y el aceite de hígado de bacalao.

Vitamina F: es antitóxica, útil en piel, circulación, hígado, sistema nervioso, en los aceites prensados en frío.

Vitamina A: necesaria en el crecimiento, piel, mucosas, cicatrización de heridas, en pescado, lácteos, zanahoria, albaricoque, espinacas.

Vitamina B: para el crecimiento, piel, nervios, ojos, mucosas, usar en jaquecas, calambres, picores, falta de estrógenos. En la levadura de cerveza, germen de trigo, cereales integrales, almendras, pescado, salmón, carne, hígado.

Calcio: en lácteos, berros, almendras, sésamo, tomarlo unido a la vitamina C

Hierro: Interviene en la oxigenación de la sangre, anemias. En melaza, perejil, espinacas, huevos, albaricoques, remolacha, granos integrales, frutos secos, tomarlo con cobre que está las frutas frescas y las verduras frescas.

Magnesio: mineral imprescindible para la absorción del calcio, regenerador celular, equilibrante psíquico y nervioso, regula los sofocos, drenador hepático, combate el envejecimiento. En soja, nueces, albaricoques, almendras, granos enteros o integrales, sal marina, huevos, cacao, limón.

Fósforo: interviene en la formación de tejidos óseos, hormonas, absorción del calcio, sistema nervioso, intelectual, sexual. En cereales, germen de trigo, ajo, apio, zanahoria, sésamo, almendras, nueces, uvas, pescado.

Plantas en la menopausia:

Sofocos: Salvia, melisa.

Congestión bajo vientre: hamamelis, boldo, cola de caballo.

Problemas circulatorios: grosellero negro, meliloto, espino blanco.

Nerviosismo: Melisa, espino blanco.

Problemas de elasticidad vaginal: Tratamiento local con vitamina "E" en ampolla y crema de caléndulas.

Las plantas anteriores se pueden tomar en forma de tintura madre, son maceraciones de la planta en alcohol u otro líquido.

Salvia: Útil en convalecencia, asma, afecciones nerviosas, sudoración, reglas insuficientes o dolorosas, menopausias con sofocos y sudores nocturnos, esterilidad, preparación del parto. Tintura madre: 40 gotas, dos veces al día.

Melisa: En dolores de cabezas, neuralgias, crisis nerviosa, asma, pérdida e memoria, melancolía, indigestión, cólicos. Tintura madre: 40 gotas, dos veces al día.

Espino Blanco: En palpitaciones, arritmias, anginas de pecho, tensión alta, bochorno congestivo, insomnio, angustia, vértigo, zumbido de oídos. Tintura madre: de 20 a 60 gotas por día.

Hamamelis: En afecciones venosas, varices, hemorroides, flebitis, úlceras en piernas, congestión del bajo vientre, hemorragias, menopausias, picor corporal o genital. Tintura madre: 20 gotas, 3 veces al día.

Boldo: En congestión, e insuficiencia hepática, cálculos, vesículas, infección urinaria, insomnio de los hepáticos. Tintura madre: 20 a 100 gotas antes de las comidas.

Cola de Caballo: Remineralizante, diurética, cicatrizante, en cistitis, albuminuria, hemorragias de la menopausia, desmineralización, fracturas y osteoporosis. Tintura madre: de 20 a 50 gotas, dos veces al día.

Grosellero negro: En reuma, artritis, migrañas, trastornos de la menopausia, alergias.

Meliloto: En insomnio, nerviosismo, melancolía, tos, afecciones urinarias, trastornos de la menopausia, flebitis, exceso de sangre, en uso externo para problemas oculares. Tintura madre: de 45 a 90 gotas por día.

La forma de usar las plantas será tomando aquellas más indicadas para cada caso, pueden mezclarse al tomarla. Merece un apartado especial la soja, es un alimento rico en estrógenos naturales, muy usado en oriente, motivo por el que las mujeres allí no padecen problemas en este período de la vida. Se puede tomar guisada como cualquier legumbre en forma de queso, tofu o texturizada (para hacer carne vegetal).

Espero que todos estos consejos os ayuden en esta etapa tan importante de la vida. Un abrazo.

Maricielo (especialista en salud)

SALUD Y HORÓSCOPO

GIMNASIA

TERCERA EDAD

TABACO, ALCOHOL Y ADICCIONES

BÚSQUEDA PALABRAS

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

MENTE QUE CURA

FORO

COCINA

MEDICINA CHINA

MINERALES

SALUD INFANTIL

 

 

 

 

NOVEDADES

PÁGINA PRINCIPAL

otras páginas