DATOS BIOGRÁFICOS del PADRE PÍO

Francisco Forgione De Nunzio, hijo de Grazio María y de María Josefa, nació en Pietrelcina, Provincia de Benevento (Italia), el 25 de mayo de 1887; fue bautizado al día siguiente en la iglesia arciprestal de Santa Maria de los Ángeles; y en 1899 recibió la Primera Comunión a la edad de 11 años, y el 27 de septiembre, a los 12, el Sacramento de la Confirmación.

A la edad de 5 años prometió "fidelidad" a San Francisco de Asís y comenzaron para él los primeros fenómenos místicos: éxtasis, ataques, también físicos, del demonio, visiones del Señor, de la Virgen María, de San Francisco, del Ángel Custodio..., que no comunicó a nadie hasta el año 1915, porque "creía que eran cosas ordinarias que sucedían a todas las almas".

El 22 de enero de 1903 vistió el habito capuchino en Morcone y recibió su nuevo nombre: Fray Pío de Pietrelcina. Emitió los votos religiosos temporales en esa localidad el 23 de enero de 1904, y los perpetuos, en San Elia en Pianisi el 27 de enero de 1907. Cursó los estudios de filosofía y teología en los centros de formación que los Capuchinos de la Provincia de Foggia tenían en San Elia en Pianisi, San Marco la Cátola, Serracapriola y Montefusco; y, en su camino hacia el Sacerdocio, recibió las Órdenes Menores en Benevento el 19 de diciembre de 1908, el Subdiaconado dos días después, el 21 de diciembre, en la misma ciudad, el Diaconado en Morcone el 18 de julio de 1909, y la ordenación sacerdotal en Benevento el 10 de agosto de 1910, después de haber obtenido de la Sagrada Congregación de Religiosos la dispensa de nueve meses de la edad requerida, en documento del 1 de julio de 1910.

Una enfermedad misteriosa - para los médicos y para él mismo: "Yo ignoro la causa de todo esto. Y en silencio adoro y beso la mano de aquel que me hiere", escribió a su Director espiritual en carta del 26 de mayo de 1910 - le obligó a dejar el convento y buscar el clima y los aires de su Pietrelcina natal desde los primeros meses del año 1909 hasta el 17 de febrero de 1916, fecha en que se incorporó a la Fraternidad capuchina de Santa Ana de Foggia. En estos años, sus penitencias, sus largas horas de oración, su lucha denodada contra los ataques, más violentos si cabe que en etapas anteriores, de Satanás, los fenómenos místicos antes citados que se repetían y a los que hay que añadir la "coronación de espinas", la "flagelación", las "llagas" en su cuerpo desde el mes de septiembre de 1910, que, ante sus ruegos insistentes al Señor, permanecieron por unos años invisibles..., le prepararon para cumplir su "grandísima misión"; misión que ya se le reveló en el año del noviciado y a la que hará alusión en una carta de noviembre de 1922 a su hija espiritual Nina Campanile:

"Pero Tú. que me mantenías oculto a los ojos de todos, tenias confiada a tu hijo una grandísima misión que sólo se nos ha dado a conocer a Ti, Dios mío, y a mi En los años 1915-1917, durante la primera guerra mundial, con prolongadas ausencias por motivos de salud, sirvió como soldado a la nación, en Benevento, Nápoles y Foggia.

El 28 de julio de 1916, con la intención de tomar durante unos días el aire puro de la montaña, subió por primera vez a la Fraternidad de Capuchinos de San Giovanni Rotondo. Regresó de nuevo a este pequeño pueblo del Monte Gárgano el 4 de septiembre, y en este convento, silencioso y solitario al principio y bullicioso y concurridísimo después, lo quiso el Señor durante los 52 últimos años de vida. hasta el 23 de septiembre de 1968, y para siempre después de la muerte.

El 20 de septiembre de 1918 recibió las "llagas" en manos, pies y costado. Éste y otros carismas extraordinarios le obtuvieron muy pronto una fama mundial, pero le acarrearon también un sin fin de problemas. Graves calumnias, también de algunos que tendrían que buscar y defender con más celo la verdad, motivaron, en los años 1922 y 1923, las primeras disposiciones del Santo Oficio, que, además de declarar que no constaba la sobrenaturalidad de los hechos, imponía serias restricciones al ministerio pastoral del Padre Pío. Estas restricciones fueron absolutas desde el 11 de junio de 1931 hasta el 16 de julio de 1933, de forma que no se le permitía ni salir del convento ni recibir visitas ni mantener correspondencia con el exterior..; podía sólo celebrar la Santa Misa en privado, en la capilla interior del convento. Por motivos muy turbios y, sin duda, como afirmó Juan Pablo II en la homilía de la beatificación, "por una permisión especial de Dios", tuvo que sufrir de nuevo, en los años 1960-1964, durante el pontificado de Juan XXIII, sacrílegos espionajes y dolorosas incomprensiones, calumnias y limitaciones en el ejercicio de su ministerio sacerdotal.

Pero, en los muchos años en que pudo ejercer sin trabas su ministerio, el Padre Pío realizó una intensa y sorprendente labor sacerdotal, centrada en el altar y en el confesionario, que impulsó a muchos miles de hombres y mujeres de todo el mundo hacia la santidad, ayudó a otros a recobrar la fe o a encontrar a Dios, y enriqueció además a la Iglesia con obras tan importantes y beneficiosas como la "Casa Alivio del Sufrimiento" y los "Grupos de Oración".

El Padre Pío murió, casi de forma inesperada, a las 2’30 del día 23 de septiembre de 1968; la "hermana muerte" borró de su cuerpo todo rastro o cicatriz de las "llagas"; y sus restos mortales, enterrados allí, a las 10 de la noche del 26 de septiembre, después de recibir durante 4 días las manifestaciones de afecto y las súplicas de miles de devotos, de desfilar durante 3 horas por las calles de San Giovanni Rotondo y de una concurridísima misa de funeral al aire libre, al atardecer de ese día 26, son venerados cada día por miles de peregrinos en la cripta que se preparó, unos meses antes, con esta finalidad, exactamente debajo del altar mayor del Santuario de Nuestra Señora de las Gracias, y - son llamativas las coincidencias - que fue bendecida a las 11 de la mañana del día 22 de septiembre, víspera de su muerte, al mismo tiempo que la primera piedra del monumental Vía Crucis que recorre varios cientos de metros por las estribaciones del Monte Gárgano, obra del conocido escultor Francisco Messina.

El 20 de marzo de 1983, después de un trabajo minucioso de 15 años para buscar y organizar la documentación pertinente, se abrió la Causa de Canonización del Padre Pío, que, en el proceso diocesano, en Manfredonia, duró hasta el 21 de enero de 1990. Desde esta fecha hasta el 15 de diciembre de 1996, se preparó la "Positio", con el duro trabajo de resumir el contenido de los 104 volúmenes del proceso diocesano en cuatro volúmenes, con un total aproximado de 7.000 páginas. Los 9 Consultores teólogos el día 13 de junio de 1997, y la Congregación de Cardenales y Obispos el 21 de octubre del mismo año, expresaron por unanimidad su opinión favorable a la heroicidad de las virtudes del Padre Pío. El 30 de abril de 1998, la Comisión médica dictaminó que la curación "repentina, completa y duradera de una señora de Salerno de 43 años (Consiglia de Martino), afectada por una rotura del conducto torácico, sin ninguna terapia ni intervención quirúrgica, se considera inexplicable a la luz de la medicina actual"; y, el 20 de octubre de ese mismo año, la Congregación de Cardenales y Obispos dio el voto favorable a que se atribuyera ese hecho milagroso a la intercesión del Padre Pío. El 21 de diciembre de 1998, Juan Pablo II, reunido con la Congregación de las Causas de los Santos, aprobó el decreto sobre la autenticidad del milagro; y ese mismo día se comunicó la fecha de la beatificación. El 2 de mayo de 1999, en una solemne y multitudinaria ceremonia que presidió Juan Pablo JI en la Plaza de San Pedro de Roma y que las emisoras de radio y de televisión transmitieron al mundo entero, la Iglesia reconoció la santidad del Padre Pío de Pietrelcina y lo declaró Beato.

En el trayecto hacia la canonización, el hecho milagroso que el Postulador general de Capuchinos sometió a estudio tuvo lugar entre el 20 de enero y el 12 de febrero del año 2000: la curación del niño de 7 años Mateo Pío Colella Ippolito, de San Giovanni Rotondo, afectado de "sepsis meningocócica hiperaguda con chok séptico, gravísima hipotensión arterial, fracaso cardiaco, hipocaudal sanguíneo prolongado, repercusión grave respiratoria, coagulación intravascular diseminada, insuficiencia multiorgánica". El proceso sobre el milagro se llevó a cabo en la Archidiócesis de Manfredonia, en el segundo y tercer trimestre del año 2000, se entregó a la Congregación de las Causas de los Santos en octubre de ese año y la citada Congregación reconoció la validez jurídica del proceso el 12 de enero del 2001. El 22 de noviembre del 2001, la Comisión médica dictaminó que la curación de Mateo Pío fue "rápida, completa, duradera, sin secuelas y científicamente inexplicable". El 11 de diciembre del 2001, el Congreso Especial de los Consultores teólogos, y el 18 del mismo mes, la Sesión Ordinaria de los Cardenales y Obispos, dieron su voto favorable a la curación milagrosa atribuida al Padre Pío de Pietrelcina. El 20 de diciembre del 2001, en el Consistorio de la Congregación de las Causas de los Santos, Juan Pablo II aprobó el decreto sobre la autenticidad del milagro; y el 26 de febrero del 2002, en una nuevo Consistorio de la mencionada Congregación, anunció la fecha de la canonización del Padre Pío. Hoy, 16 de junio del 2002, Juan Pablo II ha elevado a la gloria de los altares a San Pío de Pietrelcina.

 

 

 

ESOTERISMO

CERRO URITORCO

OVNIS

CADENA DE SANACIÓN

GRANDES MAESTROS

CASOS EXTRAÑOS

ONDA POSITIVA

ORACIONES

PREDICCIONES

FORO ACTOS DE AMOR

ACTOS DE AMOR

PENSAMIENTOS

REFLEXIONES

TUS ARTÍCULOS

NOTICIAS

HORÓSCOPO

CUENTOS

WEB DE AMIGOS

MISCELÁNEA

GNOSIS

TRADUCTOR

DIARIO DESPERTAR

MILAGROS

MENSAJE EN LA BOTELLA

REMEDIOS NATURALES

METAFÍSICA MADRID

RELAJACIÓN

PÁGINA PRINCIPAL

NOVEDADES