PROBLEMAS CIRCULATORIOS:

causas, consejos, alimentos y plantas que te curarán

Causas:

Los problemas de circulación de la sangre se pueden deber a muchas causas: la falta de vitamina E, el exceso de Sodio, la falta de Potasio, el abuso de alimentos ácidos, poca fibra en la dieta, tener el Colesterol alto, la falta de otras vitaminas y minerales así como la deshidratación. Uno de los problemas de la mala circulación es, por ejemplo, las venas varicosas, éstas se producen por la acumulación de residuos en sus paredes, la falta de elasticidad y su fragilidad. El componente genético es muy importante también, pero no significa que no podamos atajar el problema a tiempo y ayudar a nuestro organismo a autosanarse.

Si decides cambiar tus hábitos de alimentación o de vida, hazlo poco a poco añadiendo primero aquello más te llame la atención y te resulte más fácil, dándote tiempo para incorporarlo a tu vida y hacerlo parte de esta. Cuando empieces a sentirte mejor puedes empezar a retirar los malos hábitos. Ir poco a poco es la clave, no te agobies si va un poco lento y de vez en cuando reconócete tus logros; mírate al espejo y dite que todo lo que estás haciendo es por tu bien y que tú te lo mereces.

Sugerencias: 

Hay ciertos hábitos alimenticios y de Salud que nos pueden ayudar a mejorar esta condición:

Hacer ejercicio aeróbico de bajo impacto al menos media hora al día (caminar, nadar, montar en bici…)

Beber al menos 2 L de agua diarios.

No excederse en la ingesta de carnes y de grasas animales pues dejan mucho residuo en el cuerpo.

Tomar más alimentos alcalinos que ácidos (por ejemplo más verduras que carne)

Disminuir el uso de la sal y vigilar los alimentos envasados pues suelen llevar mucho Sodio y les añaden nitratos para su conservación. Lo mejor es utilizar sal de mar sin refinar pues es un alimento mineral completo y equilibrado.

Aumentar los alimentos que contengan Potasio. El Potasio junto con el Sodio regulan la eliminación de agua: el Potasio la elimina y el Sodio la retiene. Es importante poder eliminar el exceso de agua sin problemas. Además el Potasio ayuda a oxigenar el músculo cardiaco y a prevenir la tensión arterial. Alimentos que contienen Potasio: Arroz integral, copos de avena, cereales integrales, Mijo, Germen de Trigo, Levadura de cerveza, Aguacate, todas las frutas frescas, las frutas secas como las ciruelas pasas, orejones, etc menos las uvas pasas, frutos secos, todas las verduras y hortalizas así como las legumbres, setas

Aumentar los alimentos con Vitaminas E, B12. Alimentos ricos en vitamina E: aceites vírgenes prensados en frío, germen de trigo, germen de maíz y de soja, semillas de algodón y girasol, cacahuetes, olivas e hígado de bacalao. Alimento ricos en vitamina B12: pescados grasos como el salmón o el atún, ternera, huevos, pollo, lecha de vaca, yogures, queso, alga espirulina, levadura de cerveza.

Una copa de vino tinto de vez en cuando ayuda, pues el vino tinto contiene taninos que ayuda a reducir el colesterol y por tanto el bloqueo de las arterias.

Descansar unos minutos después de comer es muy sano. Durante la digestión la sangre se concentra mayoritariamente en el Aparato Digestivo y ayuda el no tener que utilizar energía para otras cosas pues la digestión necesita mucha sangre.

Un hábito muy sano y que sienta muy bien es estirar conscientemente todos los músculos del cuerpo a la hora de levantarse, los pone en movimiento de forma suave y hace que se oxigenen. Después de una noche de sueño y de poca actividad física es bueno poner la sangre en movimiento.

Empezar el día con un vaso grande de agua tibia con un poquito de limón.

Terminar las duchas con agua fría para acelerar le circulación sanguínea.

Relajarse antes de irse a dormir, por ejemplo, con Yoga. No es bueno irse a la cama nada más hacer ejercicio ya que el cuerpo se carga de energía y no puede descansar bien. La clave de una buena salud está en la buena alimentación, el descanso y el ejercicio.

Si se tiene un trabajo en el que debemos estar sentados o de pie mucho tiempo procurar moverse unos minutos cada hora o poner los pies en alto de vez en cuando. No vestir ropas que nos opriman las piernas o la cintura.

Evitar los alimentos en cuya etiqueta diga ¨grasa o aceite hidrogenado¨ El proceso de hidrogenación elimina el oxígeno y añade hidrógeno a los alimentos para evitar su oxidación y que se estropeen pronto. De esta forma cambian su composición molecular por lo que ya no estás comiendo lo que tú pensabas. Al quitarle el oxígeno, los alimentos se hacen más difíciles de digerir y teniendo en cuenta que es el oxígeno el que transporta los nutrientes a las células, estos alimentos se hacen mucho más difíciles de ¨transportar¨, bloqueando el sistema y en especial el hígado que al fin y al cabo es uno de los órganos más importantes en el proceso de la digestión.

 

Alimentos que ayudan a mejorar la circulación sanguínea:

Aceite de Oliva Virgen Extra (asegúrate de que es Extra y de que se extrae por presión en frío; de otra manera pierde sus propiedades): Contiene mucha vitamina E, pero si se usa para freir ésta desaparece. Contiene Vitamina K que ayuda en la coagulación de la sangre. No contiene colesterol malo.

Nueces: Contienen aceites esenciales y óxido nítrico que actúa como vaso-dilatador.

Miel: asegurarse de que es de buena calidad y de que está cruda, el calor hace que pierda parte de sus propiedades. La miel de Castaño se recomienda especialmente. La miel es un buen sustitutivo del azúcar blanquilla que es muy mala desde el punto de vista nutritivo(favorece la dilatación anormal de los vasos sanguíneos).

Frutas y Hortalizas: tomarlas sobre todo crudas pues contienen mucha fibra. Las frutas se deben tomar solas, fuera de las comidas para favorecer la absorción de las vitaminas y que la fibra pase por el cuerpo en una acción limpiadora.

Avena con Leche de Soja, nueces, miel… si se tiene el colesterol alto añadir una cucharada de Lecitina de Soja para desayunar, ya que esta ayuda a emulsionar las grasas impidiendo que se depositen en las arterias.

Verduras: se deben tomar crudas o cocidas al vapor todos los días.

Cereales integrales: Hay muchísimas razones por las que deberíamos comer los cereales en su forma original y no refinados, es una forma de adquirir aceites esenciales, vitaminas y minerales y además fibra. Todo esto nos ayuda a estar bien alimentados y a desechar lo que no nos sirve previniendo el estreñimiento y la congestión del aparato digestivo. Si podemos eliminar las toxinas adecuadamente ayudaremos al organismo a autolimpiarse previniendo así el atasco de las arterias, entre otras cosas.

Algas : Las Algas son el alimento del futuro. Contienen Proteínas : entre 10% y 45% dependiendo de cuál sea. Contienen muchos aminoácidos esenciales muy importantes a la hora de "crear" proteínas útiles para el desarrollo de músculos y la salud de éstos (recuerda que el corazón es un músculo). Lípidos y Grasas: Entre 0.3% y 3% Entre ellos Ácido Oleico que ayuda a reducir el colesterol en la sangre. Hidratos de Carbono: entre 30% y 65%. Aunque es un gran porcentaje, no es de preocupar pues este tipo de Hidratos no pueden ser absorbidos por nuestro sistema digestivo, por lo tanto este alimento es bajo en calorías. Las algas retienen mucha agua, por lo que dan sensación de saciedad y ayudan a no comer demasiado, previniendo así las digestiones pesadas, nada recomendables para los problemas de circulación sanguínea. Las algas contienen muchas vitaminas y minerales: B12 (que se encuentra en las bacterias que lo acompañan), K (mejora la circulación de la sangre pues la fluidifica), Calcio, 14 veces más que en la leche. El calcio actúa junto con el Potasio en la eliminación de líquidos.

Bioflavonoides: Protegen la circulación sanguínea, el colágeno y favorece la absorción de vitamina C. Forman parte de complejo P. Ayudan a proteger la permeabilidad capilar y los pequeños vasos sanguineos. Son antihemorrágicos, antivaricosos y antiflebíticos. Están, por estas razones, indicados en los problemas de circulación sanguinea. Se puede tomar esta cantidad diaria sin problemas de intoxicación: 50-3000 miligramos. Hay tres tipos: Hisperidina-Citrina: Se encuentra en el limón, naranja, albaricoque, mora, uva, pomelo. Son buenos además de para la circulación, para las infecciones y las inflamaciones. Rutina: Está en el trigo sarraceno (o algorfón), el rusco (planta esmilácea o lilácea), Quercetina: Se encuentra en la corteza de ciertos frutos y árboles como la dimorphandra y es útil en el tratamiento de migrañas, alergias y artritis. El que más te conviene es Hisperidina, así que añade estos alimentos a tu dieta.

 

Plantas que ayudan:

Ginkgo Biloba: Ayuda a transportar la sangre y el oxígeno al cerebro, dilata los vasos sanguíneos y aumenta la circulación, hace más elásticas las paredes arteriales y combate dolores y hormigueo en las piernas y brazos.

Cayena (Capsicum annuum): Es la más útil de las plantas estimulantes ya que ayuda a regular la fluidez del torrente sanguineo, equilibrando y fortaleciendo el corazón, las arterias, los capilares y los nervios. Es un buen tónico para el sistema circulatorio y digestivo. Cuando la circulación es deficiente en las extremidades, resultando en manos frias y sabañones, la cayena resulta efectiva.

Infusión: Verter una taza de agua hirviendo sobre una cucharadita y media de cayena y dejar reposar 10 minutos. Una cucharada de esta infusión se mezclará con agua caliente y se beberá cuando se necesite.

Prickly Ash (Zanthosylum Americanum): Se puede usar como la Cayena pero es un poco más lento. En cualquier problema de circulación se puede utilizar esta planta, por ejemplo: sarpullidos, sabañones, venas varicosas y úlceras varicosas.

Infusión: Verter una taza de agua hirviendo sobre una cucharadita o dos de la corteza de este arbusto y dejarlo reposar durante 10 o 15 minutos. Tomar unas tres veces al día.

Jengibre (Zingiber officinale): Es muy útil en caso de mala circulación periférica, sabañones y calambres.

Infusión: Verter una taza de agua hirviendo sobre una cucharadita de raiz fresca y dejarlo reposar durante 5 minutos. Beber cuando se necesite.

Cola de Caballo (Equisetum arvense): Estimula la curación de sarpullidos o sabañones. Tambien actua como diurético leve favoreciendo la eliminación de líquidos.

Infusión: Verter una taza de agua hirviendo sobre 2 cucharaditas de la planta en seco. Dejar reposar durante 15 ó 20 minutos. Beber unas tres veces al día.

Mostaza Negra (Brassica nigra): Se puede aplicar en un baño caliente para estimular la circulación y terminar el baño con una ligera ducha de agua fría.

Romero (Rosmarinus officinalis): Actúa como estimulante de la circulación y los nervios. No es aconsejable en personas muy nerviosas

Infusión: Verter agua hirviendo sobre 1 ó 2 cucharaditas de la hierba en seco y dejar reposar en un contenedor cerrado durante 10 ó 15 minutos. Tomar tres veces al día.

Hamamelis (Hamamelis virginiana): Es la planta astringente más usada. Es especialmente útil en el tratamiento de hemorroides, inflamaciones y también en venas varicosas.

Todas estas plantas pueden ayudar a mejorar tanto la circulación sanguínea como sus efectos pero lo que yo creo que ayuda más es la buena alimentación, el ejercicio regular, la actitud positiva y el ser constante.

Espero que toda esta información te sea útil para tomar control sobre tu salud y empezar a sentirte cada día mejor.

 

Este maravilloso artículo nos lo envió Leticia Abajo desde EEUU.

 

 
 

 

 

SALUD Y HORÓSCOPO

GIMNASIA

TERCERA EDAD

TABACO, ALCOHOL Y ADICCIONES

BÚSQUEDA PALABRAS

PREGUNTAS Y RESPUESTAS

MENTE QUE CURA

FORO

COCINA

MEDICINA CHINA

MINERALES

SALUD INFANTIL

 

 

 

 

NOVEDADES

PÁGINA PRINCIPAL