Técnicas de Meditación de los Maestros Ascendidos

Los Maestros Ascendidos empiezan su instrucción sobre la meditación en el corazón y la llama dentro del corazón. Ellos definen la meditación como el medio por el cual llegáis a centraros en vuestra realidad divina. Es una técnica para ir desde conciencia exterior hacia una conciencia interior. Es importante para nosotros estar conscientes de la manifestación externa llamada hombre, los cuatro cuerpos inferiores. Debe haber lo que el Morya llama conmensurabilidad con nuestro propio microcosmos. Tenemos que comprender las coordinadas de nuestro ser. Tenemos que comprender de manera realista y no a través de la fantasía lo que está actuando en nuestro mundo- el cuerpo mental, el emocional, el físico y el etéreo. Pero tenemos que darnos cuenta de esto parándonos en el centro del ser, parándonos en la llama del corazón.

Los Maestros dicen que la Meditación comienza con el corazón, porque en el centro del corazón podéis observar con objetividad, impersonalmente, vuestro propio estado de evolución- vuestra conciencia humana y vuestra conciencia Crística. Centrados en la llama percibís la realidad de Dios como una llama y afirmáis: "YO SOY una llama, YO SOY una llama viva, YO SOY la llama que es Dios". Por la acción de esta llama transmitida a los espacios de la conciencia, a las viviendas y cámaras de vuestros cuatro cuerpos inferiores, podéis liberar la energía necesaria para hacer los cambios.

La meditación empieza entonces en la realidad y cuando nos acercamos al altar del ser, es con suprema reverencia por la vida, con el entendimiento de todo lo que somos en manifestación, lo que es bueno, que es de Dios, se lo reconocemos a Él y todo lo que no es esa perfección lo reconocemos como nuestro propio error. Tenemos el valor de enfrentar y conquistar ese error, de admitir que nos hemos equivocado, de no rendirnos por la autocondenación o por un sentido de pecado, menos precio de sí mismo o autocompasión, sino decir: "Yo hice esto, estaba equivocado; no debí haberlo hecho. Pero por el poder de Dios Todopoderoso yo puedo invocar la ley del perdón y puedo invocar la llama violeta transmutadora para borrar causa, efecto registro y memoria de ese error. Y yo sé que Dios me perdonará siempre que determine no repetir el error”...

La meditación es para la alineación de la conciencia exterior con el hombre interno, la manifestación interna de Dios. El corazón es la fuente de la Luz; es el sol central de vuestro ser. El sol central es como el núcleo de fuego del átomo. Tenemos un sol central en este sistema solar - el sol, al que Akhenatón adoró como Atón, el ser uno con Dios, simbolizado por los rayos que salen del sol como las manos de Dios extendiéndose a toda fase de la vida humana...

Así como el sol es el corazón del sistema solar, también vuestra llama del corazón es el sol de vuestros microcosmos, de vuestro mundo. Está destinado a convertirse en el sol más grande que determinéis que sea. Tiene un vasto potencial. Esta llama trina, que mide un milímetro y media de altura en el promedio de la humanidad, puede ser alimentada para llegar a tener una dimensión más allá de las dimensiones que comprendamos en esta vida, Así, la llama es el potencial.

Para la expansión del chakra del corazón tenemos un mantra que damos al hijo y a la hija de Dios, quienes representan el centro de este sistema solar. Y son llamados Helios y Vesta- Helios, el nombre griego del Sol...

Para nuestra técnica de meditación entonces, me gustaría que os centréis en el corazón, vuestro propio chakra del corazón, para visualizar este corazón como un sol del tamaño de una moneda de 25 centavos. Visualizadlo como un fuego blanco, una luz blanca brillante en vuestro corazón. y mientras meditáis sobre el corazón, demos este mantra a Helios y Vesta:

¡Helios y Vesta!

¡Helios y Vesta!

¡Helios y Vesta!

¡Haced que la Luz fluya dentro de mi ser!

¡Que la Luz se expanda en el centro de mi corazón!

¡ Haced que la Luz se expanda en el centro de la Tierra

y haced que la Tierra se transforme en el nuevo día!

Helios y Vesta son seres libres en Dios, hijo e hija de Dios quienes han realizado la conciencia Crística, la conciencia del alma, hasta tal punto que a través de sus cuerpos causales de Luz sostienen el campo energético necesario para que las corrientes de vida puedan existir en todo nuestro sistema solar. Podemos acudir a ellos porque somos seres Crísticos, porque tenemos una llama en el corazón. Nuestra llama es de la misma esencia de fuego que ellos han usado para alcanzar el dominio.

Cuando pronunciamos sus nombres, porque somos el Cristo, somos uno en el Cristo. Y su moméntum cumple el fíat que está contenido en el canto. Cuando más visualicéis este arco y este campo energético y el sol de fuego blanco, tanto más llegaréis a ser uno con estos seres libres en Dios. A medida que llegáis a ser uno con ellos, son transformados y hay esa acción de la figura del ocho por el cual este flujo sigue moviéndose desde el macrocosmos de su conciencia divina hasta el microcosmos de vuestra conciencia divina. Vuestra adoración fluye hacia arriba , las entregáis de ellos regresan en la corriente de regreso sobre el arco que habéis creado con vuestra atención , con vuestra devoción.

La meditación de los Maestros Ascendidos casi siempre incluye el poder de la Ciencia de la Palabra Hablada. Hay períodos donde nos sentamos quietamente en meditación , y este período de silencio es siempre le estado pasivo de la recepción de la corriente de regreso. Después de que hemos dado el Poder de la Palabra Hablada, de que hemos formado un arco de contacto entre este plano de realidad y la realidad divina, entonces, nos sentamos en meditación y sentimos el retorno de la corriente de energía de estos seres libres en Dios.

Pronunciemos el nombre AUM, meditemos sobre el sol físico y después permanezcamos en silencio por un periodo correspondiente, especialmente en el estado de recibir el retorno del arco de la conciencia Crística...

Es único en la técnica de meditación de los Maestros ascendidos es el hecho de que después que aprendáis la técnica y seáis capaces de hacer las visualizaciones, de dar la palabra, el mantra y que podáis ver todo lo que estáis invocando dentro de vosotros mismos, habéis entregado todo el ritual de la meditación a vuestro YO Real, a vuestro Yo Crístico. Y afirmáis: " YO SOY la acción de Dios en la meditación dentro de mí; YO SOY Dios en acción como el poder de la Palabra Hablada, como la visión de l ojo Omnividente, como el amor del corazón, la sabiduría de la mente, el flujo de la devoción, el conocimiento del alma y la pureza de la Madre."

Encontráis entonces, que en esta meditación, como en nuestros decretos e invocaciones, siempre es el sentido de que Dios en mí está meditando, Cristo en mí es el flujo de energía. Esto significa que vuestra meditación trasciende totalmente vuestra conciencia finita y vuestro lugar en el tiempo y el espacio. No toma mucho tiempo hasta que lleguéis a la comprensión de que el Espíritu de Dios está realizando este trabajo dentro de vosotros...que Dios está haciendo la meditación. Y de repente, os eleváis en vuestra meditación. Os daréis cuenta de la s estrellas, de mundos más allá de éste, de vosotros mismos dejando el cuerpo y regresando voluntariamente, siendo totalmente libres aún cuando estáis atados a esta forma y a la superación de la Tierra.

Recordad, pues, que el aspecto sobresaliente de la técnica de meditación de los Maestros ascendidos es que DIOS EN VOSOTROS ES EL MEDITADOR, Dios en vosotros es la energía, el flujo, la visión el Todo - en todo, la totalidad de él mismo convirtiéndose en la totalidad de vosotros.

Summit Lihgtouse

METAFÍSICA

PRINCIPIOS

SIETE RAYOS

AFIRMACIONES

PRÁCTICAS

INTUICIÓN

METAFÍSICOS

ARTÍCULOS

INVOCACIÓN

FORO

CARTAS AMIGAS

METAFÍSICA MODERNA

VICTORIAS SECRETAS

MENSAJE DE LA SEMANA

PÁGINA PRINCIPAL

OTRAS PÁGINAS

ACTOS DE AMOR

REMEDIOS NATURALES

MADRID