El trabajo encomendado del alma

 

Sólo mi alma puede llegar hasta el punto de fortaleza en que permanezco y ese camino está siempre abierto para ella.  Me dedico a la tarea asignada por mi alma.
A menudo desciendo desde el punto elevado y recorro con mis hermanos los caminos de la vida y de la belleza.  Me dedico a ayudarlos.
Trato de derramar la radiación del amor sobre todos aquellos con quienes entro en contacto y me dedico a irradiar amor en esta vida.
Con tranquilidad enfrento mi vida diaria, sabiendo que todo irá bien.
Con confianza me hago cargo de toda responsabilidad que se me presenta, porque nada puede tocar mi alma.  Me dedico a manifestar esta confianza.
Amo y sirvo a quienes debo amar en el camino de la vida.  Los observo sin temor, me dedico a fortalecer sus almas.
Permanezco en mi torre en el lugar elevado de visión y allí vivo, amo y trabajo.  Me consagro a cumplir este elevado destino”. 

(El Tibetano)

lo envió Paola

METAFÍSICA

PRINCIPIOS

SIETE RAYOS

AFIRMACIONES

PRÁCTICAS

INTUICIÓN

METAFÍSICOS

ARTÍCULOS

INVOCACIÓN

FORO

CARTAS AMIGAS

METAFÍSICA MODERNA

VICTORIAS SECRETAS

MENSAJE DE LA SEMANA

PÁGINA PRINCIPAL

OTRAS PÁGINAS

ACTOS DE AMOR

REMEDIOS NATURALES

MADRID