La Verdad

Muchas gentes creen en Dios y muchas gentes son ateos, no creen en Dios; existen también muchos individuos que ni creen ni no creen, estos últimos procuran portarse bien en la vida por si acaso hay Dios. Nosotros decimos que la creencia en Dios no significa haber experimentado eso que es la Verdad, eso que se llama Dios. Nosotros decimos que negar a Dios no significa haber experimentado Eso que es la Verdad, eso que se llama Dios. Nosotros decimos que dudar de la existencia de Dios no significa haber experimentado la verdad. Necesitamos experimentar Eso, que puede transformarnos radicalmente, Eso que muchos llaman Dios, Alá, Tao, Zen, Brahatman, Inri, etc., etc.

La mente del creyente está embotellada en la creencia y esta última no es experiencia de Eso que es la Verdad, Dios, Alá o como se le quiera llamar. La mente del ateo está embotellada en la incredulidad y esta última tampoco es experiencia de Eso que es la Verdad, Dios, Brahatman, etc., etc. La mente del que duda de la existencia de Dios está embotellada en el escepticismo y este no es la Verdad. Lo que Es, aquello que es la Verdad, Dios, Alá, como queramos llamar a Eso que no tiene nombre, es totalmente distinto a la creencia, a la negación y al escepticismo. Mientras la mente esté enfrascada en cualquiera de estos tres factores de la ignorancia, no puede experimentar Eso que los chinos llaman el Tao, Eso que es Divinal, Eso que es la Verdad, Dios, Alá, Brhatma, etc. Quien ha experimentado alguna vez Eso que no se puede definir porque si se define se desfigura, Eso que algunos llaman Dios, es claro que pasa por una transformación radical, total y definitiva.

Cuando Pilatos le preguntó a Jesús, ¿qué es la Verdad? Jesús guardó silencio. Cuando al Buda le hicieron la misma pregunta, dio la espalda y se retiró. La Verdad es incomunicable como es incomunicable el sublime éxtasis que sentimos cuando contemplamos una bella puesta de sol. La Verdad es cuestión de experiencia mística y solo a través del éxtasis podemos experimentarla. Todo el mundo puede darse el lujo de opinar sobre la Verdad, pero la Verdad nada tiene que ver con las opiniones. La Verdad nada tiene que ver con el pensamiento, la Verdad es algo que solamente podemos experimentar en ausencia del Yo. La Verdad viene a nosotros como ladrón en la noche y cuando menos se aguarda, realmente la Verdad es algo muy paradójico, el que la sabe no la dice y el que la dice no la sabe. La Verdad no es algo quieto y estático, la Verdad es lo desconocido de momento en momento. La Verdad no es una meta a donde debamos llegar, la Verdad se encuentra escondida en el fondo de cada problema de la vida diaria. La Verdad no pertenece al tiempo ni a la eternidad, la Verdad está más allá del tiempo y de la eternidad. La Verdad, Dios, Alá, Brahatman o como se quiera llamar a Eso, que es la Gran Realidad es una serie de vivencias siempre expansivas y cada vez más y más profundamente significativas.

Algunas personas tienen sobre la Verdad una idea y otras personas otras ideas; cada cual tiene sobre la Verdad sus ideas propias, pero la Verdad nada tiene que ver con las ideas, es totalmente distinta a todas las ideas, en el mundo hay muchas personas que creen tener la Verdad sin haberla experimentado jamás en la vida, esas gentes por lo común quieren enseñarle la Verdad a quienes sí la han experimentado alguna vez. La experiencia de la Verdad sin la sabia concentración del pensamiento, se hace imposible. Existen dos tipos de concentración, la primera es de tipo exclusivista y la segunda es de tipo pleno, total, no exclusivista. La verdadera concentración no es el resultado de la opción con todas sus luchas, ni escoger tales o cuales pensamientos. Eso de que yo opino, que este pensamiento es bueno y que aquel es malo, viceversa; eso de que no debo pensar en esto y que es mejor pensar en aquello, etc., forma de hecho conflictos entre la atención y la distracción y donde hay conflictos no puede existir quietud y silencio de la mente.

Nosotros debemos aprender a meditar sabiamente y según surja en la mente cada pensamiento, cada recuerdo, cada imagen, cada idea, cada concepto, etc., debemos mirarlo, estudiarlo, extraer de cada pensamiento, recuerdo, imagen, etc., lo mejor.

Cuando el desfile de pensamientos ha terminado, la mente queda quieta y en profundo silencio, entonces la Esencia de la mente se escapa y viene la experiencia de Eso, que es la Verdad. Nuestro sistema de concentración nada excluye, es plena, total, íntegra; nuestro sistema de concentración incluye todo y no excluye nada; nuestro sistema de concentración es el camino que nos conduce a la experiencia de la Verdad. *

Samael Aun Weor

lo envió Jorge Casal

Revista Thelema

 

 

ESOTERISMO

CERRO URITORCO

OVNIS

CADENA DE SANACIÓN

GRANDES MAESTROS

CASOS EXTRAÑOS

ONDA POSITIVA

ORACIONES

PREDICCIONES

FORO ACTOS DE AMOR

ACTOS DE AMOR

PENSAMIENTOS

REFLEXIONES

TUS ARTÍCULOS

NOTICIAS

HORÓSCOPO

CUENTOS

WEB DE AMIGOS

MISCELÁNEA

GNOSIS

TRADUCTOR

DIARIO DESPERTAR

MILAGROS

MENSAJE EN LA BOTELLA

REMEDIOS NATURALES

METAFÍSICA MADRID

RELAJACIÓN

PÁGINA PRINCIPAL

NOVEDADES